22 October

B3F51A80-1683-4F04-ABA3-0059392EBD3F.jpg__460__390__CROPz0x460y390

Premio Marco Polo

Marco Polo, nacido en Venecia el 15 de septiembre del 1254, en el año 1271 con tan solo diecisiete años, el afamado explorador y mercader comenzó su primer viaje por tierras orientales junto con su padre Nicolás y su tío.

Atravesó Israel, Armenia, llegó a las regiones de la actual Georgia y luego al golfo Pérsico. Desde allí remontó hacia el norte, cruzó Persia y después se adentró en las montañas de Asia Central, siguiendo el itinerario de la ruta de la seda. La travesía del Pamir lo condujo a los dominios del Gran Kan.

Tras superar los desiertos que rodean Lob Nor llegó a Kancheu, la primera ciudad realmente china, donde estableció contacto con una civilización que practicaba una religión casi desconocida para Occidente, el budismo; permaneció en el lugar un año, durante el cual se dedicó al comercio. Reemprendió entonces el viaje, acompañado de una escolta enviada por el Gran Kan para conducirle al nordeste de Pekín, donde el emperador tenía su residencia de verano. Pronto el soberano tomó a Marco Polo bajo su protección personal, le demostró una confianza absoluta y le comenzó a asignar todo tipo de misiones: así ingresó en el cuerpo diplomático de la corte y se convirtió en gobernador, por tres años, de la ciudad de Yangzhou, dedicandose a los negocios, al tiempo que actuaba como consejero militar de Kubilai Kan.

Recordando pues la memoria de este ilustre personaje histórico, el cual de hecho suele considerarse uno de los más grandes exploradores del mundo y prototipo de la figura del mercante, el Premio “Marco Polo” es otorgado cada año por la Camara de Comercio Dominico – Italiana a personalidades destacadas del mundo empresarial cuyos logros hayan en el tiempo beneficiado de manera contundente las relaciones entre ambos países y las respectivas economías de los mismos.

Para estos fines peculiares, junto con la Delegación diplomática en el país, se toma la decisión de instituir el Premio “Marco Polo”.